Las ventajas de co-crear tu vida

Las ventajas de co-crear tu vida
by

Actualmente existen muchos términos relacionados con la innovación, uno de ellos es la “co-creación”. En esencia es involucrar a diferentes grupos de interés,- llámense clientes, proveedores, socios y colaboradores internos – en la creación de nuevos modelos de negocio, empresas, productos y servicios. La idea es buscar una mayor colaboración para crear un mayor valor para todos. Considero que este concepto es muy afín a la vida de cada uno de nosotros.

Normalmente cuando pensamos en el rumbo de nuestra vida, pensamos que es un asunto íntimo y solo lo compartimos con unas pocas personas, tal vez algún amigo de confianza, nuestra familia y quienes tienen terapeutas o coaches, con ellos. En el caso máximo simplemente no lo exteriorizamos en absoluto.

Hoy creo que guiar nuestras vidas bajo un esquema de co-creación puede ser una forma más simple y placentera de orientar nuestra existencia.

¿Qué es co-crear la vida?

Co-crear es en dos palabras: “crear juntos”. En el contexto personal es un proceso que comprende dar la bienvenida a todas las influencias positivas y la ayuda de las diferentes personas con quienes interactuamos en nuestras vidas.

Esta definición tiene alcances importantes en la forma en que guiamos nuestro rumbo de vida, pues significa por un lado encontrar una visión auténtica de lo que queremos ser – en contraposición a lo que la sociedad, la familia o nosotros mismos definimos que supone que debemos ser – y estar abierto a compartir y trabajar por esa visión con los demás.

La historia de Lissette

Para ilustrar este concepto, voy a utilizar un caso de la vida real. Lissette es una ejecutiva con 10 años de experiencia en la industria farmacéutica, ella se encuentra analizando cual será el siguiente paso en su carrera.

Hace un año aceptó un cargo en una gran empresa como jefe, la posición en el papel era perfecta para ella, pero ahora no se siente cómoda. Lissette por su forma de ser, considera que las políticas corporativas de su empresa van en contravía de sus valores, donde prima lo económico sobre lo demás. Esta posición tampoco le ofrece el suficiente tiempo para disfrutar de su vida personal, pues las jornadas son muy largas, sin horario.

Ella se encuentra un poco perdida en su vida, pues la apuesta que hizo por este gran trabajo, no funcionó como esperaba. Aunque su remuneración era buena, no estaba a gusto con su situación y contemplaba renunciar.

Lissette decidió que algo tenía que hacer diferente, por tanto, empezó a analizar y a entender qué cosas le gustaban naturalmente y cuáles aborrecía de su trabajo. Lo que descubrió es que a ella le encanta el trato con las personas, ayudar a crecer a la empresa también la motivaba, pero odia tener que lidiar con los temas de permisos de los empleados, que tanto tiempo le quitan y sentir que la convierten en una “tirana” con sus colaboradores.

Decidió cambiar la situación. Comenzó a compartir sus hallazgos personales con algunos de los trabajadores a su cargo, en los que tenía más confianza y pedir ayuda. Encontró que sentían que ella no les tenía confianza y por esto no tenía nunca tiempo, pues no les delegaba responsabilidades.

También se dio cuenta al compartir que, delegando el otorgamiento de permisos en algunos de sus colaboradores, no tenía que ser la “tirana” que tanto odiaba, sino fijar unas políticas generales que se cumplieran.

También estableció acuerdos con su equipo sobre desempeño y le mostró a su organización que se podía ser más rentable sin comprometer el buen trato a sus empleados. Lo que Lissette hizo le ayudo a darle un nuevo significado a su trabajo y sentirse bien con su camino. Todo cambió cuando se abrió a colaborar con los demás de tú a tú. En mi experiencia estas son las ventajas de co-crear la vida:

1. Fluir con nuestro camino

Muchas veces nos sentimos que la vida y los demás están en contra de lo que somos y de nuestros valores. Co-crear nuestra vida, significa abrirnos a entender otras formas de ver las cosas y a no ir en contravía de la realidad, sino buscar crear una visión incluyente de lo que se puede hacer hoy. Cuando no hay ideas o teorías que defender, no tenemos que luchar y estamos en paz.

2. Conectarnos con nosotros y los demás

Por las exigencias del día a día, muchas veces nos desconectamos de quienes somos. Esto lo podemos percibir cuando sentimos vacío en nuestra vida y confusión. Vivir co-creando nuestra vida, nos permite entendernos mejor y a su vez comprender a los demás. Igualmente está demostrado que la conexión social es una de las fuentes más importantes para la felicidad a largo plazo.

3. Ser exitosos naturalmente

Normalmente el éxito lo vemos como una manifestación individual, por tanto, buscamos imponer nuestra visión del mundo sobre los demás. En muchos casos esto es posible, pero la carga emocional de dar esta lucha puede ser importante, las barreras más grandes y muchas veces el resultado dejarnos vacíos. Al co-crear nuestras vidas podemos lograr ser exitosos, alineados con lo que nos hace felices espontáneamente.

Barreras personales para co-crear nuestra vida

Este concepto suena simple, sin embargo, existen barreras importantes para ponerlo en práctica, estas son las que yo he experimentado en mi proceso de co-creación:

Aceptar que no tenemos toda la razón

A través de nuestra experiencia, educación escolar, universitaria – en mi caso la ingeniería –y opiniones de familia y amigos; hemos aprendido criterios acerca de lo que “debe ser” y “la mejor” forma de hacer las cosas. La ciencia cognitiva ha demostrado que cuando se trata de ver la realidad los humanos no somos nada buenos, tendemos a sobrestimar las consecuencias y beneficios de nuestras acciones. Por tanto, co-crear nuestra vida implica aceptar esta realidad.

Sentirnos vulnerables es incómodo

Uno de los temas más grandes sobre abrirnos a experimentar más intensamente nuestra vida es la aceptación inherente de un grado incómodo de vulnerabilidad. Co-crear nuestra vida supone ser vulnerable, pues es compartir lo que nos inspira, nuestros anhelos y miedos. Es difícil dar el primer paso y tener el coraje de que posiblemente seamos rechazados o simplemente a otras personas no les importe.

Miedo a seguir nuestra voz interior

Hemos sido enseñados desde pequeños a evitar seguir nuestra intuición y a buscar afuera a alguien más, que nos diga o nos valide lo que somos, lo que queremos expresarle al mundo y lo que nos hará más felices. Co-crear nuestra vida requiere confiar en lo que sentimos y lo que es bueno para nosotros.

Confrontarnos con la realidad

Mantener nuestras ideas para nosotros es chévere, pues en nuestra mente podemos generar una sensación de superioridad intelectual: “La culpa es de los demás que no me entienden”. Sin embargo, cuando probamos nuestros pensamientos en la realidad, podemos encontramos que no necesariamente son tan “brillantes” como esperábamos. Por tanto, co-crear la vida implica ganar un mayor entendimiento y ver las cosas como son, ni más ni menos. Esto puede ir en contra de nuestro sentido de perfección.

Cocrear la vida puede ayudarnos a encontrar soluciones más rápidas a nuestros problemas, ver la realidad desde nuevas perspectivas, enriquecernos del conocimiento de otros y descubrir nuevos caminos para encontrar una vida más ajustada a nosotros. Nuestra experiencia es que cuando las personas se abren a colaborar, fluyen más rápido con sus proyectos y sus vidas.  ¿Te atreves a intentarlo?

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *